18.6 C
Buenos Aires
martes, abril 23, 2024
HomeNoticiasComedores comunitarios: la lucha contra el hambre en plena pandemia

Comedores comunitarios: la lucha contra el hambre en plena pandemia

Date:

Desde agosto, en el barrio Santos Vega de La Matanza funciona una olla popular organizada por el MTE (movimiento creado y liderado por Juan Grabois). Da de comer a más de 120 personas. No es el primero del barrio: se suma a otros 3 que funcionaban desde antes de la pandemia. Con un 40,9% de pobres y un 10,5% de indigentes en el país según el INDEC, uno de sus referentes dice: “Hay gente que se cae en el camino, se desgana y vas y le tenés que decir ‘dale, vamos loco… mirá lo que logramos”.

Los pasillos de Santos Vega se angostaron. Hace cinco décadas, cuando nació el barrio en La Matanza con las primeras viviendas sociales, la idea era que vivieran cerca de 400 familias. Hoy viven más de cuatro mil. “De ese entonces a hoy fue creciendo, y las nuevas generaciones de cada familia construyeron para arriba, o dividieron terrenos, y fue llegando otra gente, y ahora está superpoblado”, dice Evelyn mientras caminamos por uno de los pasillos internos.

Su padre, Nito, es uno de los referentes del MTE (Movimiento de Trabajadores Excluidos), que coordina a muchos de los cartoneros de la zona. Desde hace poco tiempo tienen un nuevo galpón, en el que trabajan como cooperativa recibiendo el material que recolectan y clasificándolo. Ahora también consiguieron un nuevo terreno en la entrada del barrio para hacer un centro comunitario.

Él fue justamente uno de los gestores de esta idea. Si bien en la zona ya trabajan tres comedores grandes, cada vez que pasaba con el carro trabajando frente a uno de ellos, Nito notaba que las colas eran más largas cada día. En parte lo atribuía a que con el cambio de protocolo por el coronavirus la gente no podía comer adentro, pero al margen de eso se daba cuenta de que la necesidad era cada vez más grande. Según la última medición del INDEC, la pobreza llegó al 40,9% en el primer semestre del año: son 18,5 millones de personas que no cumplen con sus necesidades básicas en todo el país. Y la indigencia, a su vez, alcanzó el 10,5%: 4,8 millones de personas con dificultades para comer. Con hambre.

Entonces Nito habló con sus compañeros, luego con otros referentes del movimiento, consiguieron un lugar para trabajar, y pusieron en marcha el comedor en la casa 5 de la manzana 35 del barrio. “Una casa emblemática, porque era de mi abuela Lala”, cuenta.

Hoy allí vive María de los Ángeles, una prima de Nito. Ni bien supo que buscaban un lugar para hacer un comedor (o una olla popular para repartir comida, más precisamente), no lo dudó y ofreció su patio. Allí están todos: Maria Julia Jiménes (conocida como Mary, casada con Nito y jefa de la cocina del comedor), Karen y Evelyn (ambas hijas del matrimonio), Marisa Gutiérrez (tía de Nito), María de los Ángeles y Candela (hijas de Marisa), Sofía (nuera de Marisa); y Ariel Quiroga (compañero del MTE). También, dando vueltas por ahí, varios chicos y chicas menores de siete años.

Todos colaboran en diferentes tareas: haciendo el arroz, repartiendo, buscando mercadería, cocinando el pollo, avivando el fuego, resolviendo problemas. “Los días lunes tenemos merienda. Los miércoles tenemos olla a la noche. Los viernes tenemos merienda. Los sábados también tenemos olla”, explica Mary. Ella es la responsable principal de la comida. Mientras conversa con nosotros, revisa el punto del pollo. Sobre una parrilla tipo chulengo hay decenas de alitas y trozos de pollo. Serán, junto con el arroz, porciones para entre 120 y 150 personas.

“Cada vez que hacemos una olla viene alguien que me dice: ‘la verdad que espectacular la comida que hacen, es muy rica’, me dice. Entonces eso es como que te llena, y como que vos te vas con la alegría esa de que hiciste algo bien”, cuenta.

“Es una situación difícil la que está pasando el barrio, el país, por el tema pandemia, y entre los compañeros cartoneros tuvimos la propuesta de emprender este proyecto de comedor y merendero. El MTE nos dio todos los medios (materiales y mercadería para trabajar), y a pulmón con los compañeros y las mujeres de Socio Comunitario del Movimiento decidimos ponerle el pecho a esta situación. Cada día es mayor la concurrencia de la gente, y la idea es dar una mano al que lo necesita”, dice Nito.

A partir de las doce y media del mediodía la gente empieza a acercarse al comedor. Cada uno lleva su propio tupper. Algunos, los que están aislados por el Covid-19 o no se pueden mover por ser mayores, reciben la porción en sus casas: las mismas personas que cocinan asumen la tarea de repartir puerta por puerta a quienes más lo necesitan.

“Nosotros tenemos el lema de que se terminaron los planes sociales o los salarios complementarios de vagos, esos que nos tenían mitificados a nosotros, a la gente de bajos recursos. ¿Entendés? Nosotros le vamos a poner el hombro al laburo, día y noche. Yo tengo una agenda completa todo el día de laburo. Acá, en el galpón… Volver a casa es llegar y desmayarme. ¿Entendés? Y a veces no te da el cuerpo y las ganas, pero por otro compañero y por la gente lo tenés que hacer. Lo tenés que hacer. ¿Entendés? Hay gente que se cae en el camino, se desgana, y vas y le tenés que decir: “dale, vamos loco… mirá lo que logramos”.

Cuando habla de sus compañeros, a Nito se le llenan los ojos de lágrimas. Tiene que irse antes de que termine la nota porque lo espera una asamblea. “Cuando a mi me dieron la posibilidad de hacer una cooperativa para cartoneros, yo los busqué a todos los que estaban con el carro en la calle, y son todos muchachos de mi edad, más de 40 años, 50… que ya no van a conseguir un laburo efectivo. ¿Qué requisitos te piden? Te piden muchos estudios, muchas cosas que muchos no tenemos. Ya se nos pasó ese periodo, ese tiempo”, dice.

Antes de dejarnos, nos cuenta que cada vez que su hijo lo va a visitar al galpón, a la hora del almuerzo, le dice que parecen pirañas por cómo disfrutan la comida. “Y yo le digo que nos rompemos el alma y que cuando nos sentamos a comer. Ese ese es el placer que tenemos los pobres, los humildes, ¿entendés? Sentarnos a comer un plato de comida, una picada, tomar una gaseosa, charlar. Y hoy nos estamos privando de unos mates, de un abrazo, que es lo que más nos identifica a nosotros en la vida: el abrazo, la hermandad que tenemos con todos los compañeros. Hoy nos privamos de eso pero yo le pongo el pecho. Si me tiene que pasar algo, Dios sabrá. Yo voy a seguir poniendo el pecho”.

Fuente: infobae

Últimas

Notas Relacionadas

Con Milei se pone punto final a los descuentos y a los Días de Ensueño

El Ministerio de Economía de Catamarca lleva adelante exitosamente...

ANSES: cómo puedo hacer para presentar la Libreta de AUH

La presentación es obligatoria y permite verificar la asistencia...