21.4 C
Buenos Aires
lunes, abril 15, 2024
HomeNoticiasAdvertencia de la FAO “Sin comida no puede haber salud"

Advertencia de la FAO “Sin comida no puede haber salud”

Date:

La pandemia de coronavirus ha dejado al descubierto muchas cosas, ninguna más de lo interconectado que está nuestro mundo. El impacto de la globalización es más evidente en las tartamudeantes cadenas de suministro que amenazan la seguridad alimentaria en todo el mundo. Mantener o volver a tejer estas redes requerirá tecnología, innovación y determinación política, advierten los especialistas en un articulo publicado en la revista Nature.

Como economista jefe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Máximo Torero teme que pocos países hayan reconocido que sus medidas para contener el virus y amortiguar los shocks económicos deben ajustarse para mantener el flujo de alimentos. “Sin comida, no puede haber salud. Las prescripciones de políticas son sencillas y el aislacionismo no puede formar parte de ellas. Los países deben trabajar juntos, no levantar muros comerciales y prohibir a los trabajadores esenciales que crucen las fronteras”, asegura el especialista.

Las cadenas mundiales de suministro de alimentos ya están cediendo. En India, los agricultores están alimentando con fresas a las vacas porque no pueden transportar la fruta a los mercados de las ciudades. En Perú, los productores están vertiendo toneladas de cacao blanco en el vertedero porque los restaurantes y hoteles que normalmente lo comprarían están cerrados. Y en los Estados Unidos y Canadá, los agricultores han tenido que tirar la leche por la misma razón.

Legiones de trabajadores migrantes de Europa del Este y África del Norte están atrapados en las fronteras, en lugar de cosechar en las granjas de Francia, Alemania e Italia. Estados Unidos, Canadá y Australia dependen en gran medida de los trabajadores agrícolas temporales que no pueden viajar debido a restricciones de virus, incluida la suspensión de servicios de visas de rutina por parte de algunas embajadas. También preocupa que los trabajadores extranjeros puedan importar casos de infección.

“Afortunadamente, se espera que las cosechas de cereales sean buenas este año. La reserva mundial de maíz ya es más del doble de lo que era en 2007 y 2008, cuando las graves sequías crearon escasez de alimentos en los principales países exportadores, lo que llevó a una crisis alimentaria mundial. Las reservas de arroz y soja también han aumentado durante este período, en alrededor del 80% y el 40%, respectivamente”, sostiene Torero.

Sin embargo, advierte el experto, la recompensa no ayudará a evitar la escasez de alimentos si los países no pueden mover los alimentos de donde se producen a donde más se necesitan. Los barcos cargados de cereales, frutas y verduras frescas atracan tarde y sus tripulaciones no pueden desembarcar. Por lo tanto, los productos perecederos, que no pueden llegar a tiempo a los mercados mayoristas, se desperdician.

Los precios del trigo han subido un 8% y los precios del arroz en un 25% en comparación con los de marzo del año pasado. Mientras tanto, la compra de pánico o acaparamiento basado en el miedo, en todo el mundo está generando más desechos y afectando la calidad de las dietas a medida que las personas luchan por acceder a alimentos frescos. La acción mundial sobre la alimentación era un desafío incluso antes de COVID-19. El hecho de que los países y las regiones estén experimentando la pandemia en diferentes momentos y de diferentes maneras, desde China hasta Europa, Estados Unidos, India y ahora África, ha creado un espíritu de naciones que actúan solo por sí mismas.

Eso ha llevado a reacciones en cadena caóticas. A principios de este mes, Rusia, el principal exportador mundial de trigo, limitó las exportaciones de trigo durante tres meses para garantizar que los suministros locales fueran suficientes. Aunque se espera que la interrupción sea mínima, el gesto hizo sonar las alarmas en otros lugares. Fue una decisión impulsada por una confluencia de eventos, incluida la fuerte caída de los precios del petróleo; esto debilitó el rublo frente al dólar, que a su vez aumentó los precios locales del trigo. Es el mismo curso que Vietnam tomó con arroz con cáscara en marzo, razón por la cual los precios del arroz se dispararon.

La pandemia ha envalentonado los argumentos divisivos, como que las fronteras abiertas han permitido que el virus se propague, que los refugiados e inmigrantes deben mantenerse alejados y que la subcontratación debe terminar. Pero tales posiciones políticas ignoran cuánto dependen las naciones entre sí para ingredientes básicos, pesticidas, fertilizantes, alimentos para animales, personal y experiencia.

“Lo que suceda después -continuó- depende de si las naciones resisten las presiones aislacionistas. Les insto a comprometerse a no imponer restricciones a la exportación en respuesta a la pandemia. En cambio, deberían acordar eliminar los aranceles e impuestos para compensar los aumentos de precios locales causados ​​por la devaluación de la moneda. Y deben designar a los trabajadores en los puertos y en las granjas como personal esencial, proteger la salud de estas personas y garantizar que puedan viajar y continuar trabajando”.

La colaboración es posible. Los ministros de agricultura de 25 países de América Latina y el Caribe firmaron un acuerdo este mes para trabajar juntos para garantizar el suministro de alimentos en la región. Tal declaración política puede allanar el camino para un progreso real. Y los gobiernos y los inversores pueden beneficiarse de más transparencia e información que nunca sobre las condiciones del mercado, a través de herramientas como el Sistema de Información del Mercado Agrícola, que puede reducir la incertidumbre.

“En la FAO, nos estamos enfocando en mitigar el impacto del virus en las actividades que entregan productos a las personas, utilizando evidencia y lecciones aprendidas de crisis pasadas. Esto incluye información sobre los aumentos de los precios de los alimentos y la volatilidad, y cómo se vio afectado el acceso a los alimentos y la nutrición durante brotes recientes como el del Ébola. Utilizando big data, monitoreamos el comercio y recopilamos información sobre problemas logísticos, evaluamos cómo se han resuelto los problemas y luego enviamos el resultado al mercado para reducir la incertidumbre”, explicó.

También se hace un seguimiento de las noticias en varios idiomas para ver cómo la pandemia está afectando la alimentación y la agricultura. Esto ayuda a los países a tomar decisiones políticas. “Trabajamos con los países en desarrollo para impulsar el suministro de alimentos analizando sus condiciones agroecológicas y asesorando cuándo y dónde plantar y cosechar sus productos clave. Pronosticamos cómo varios aspectos del sector agrícola podrían verse afectados por COVID-19, desde el trabajo y la disminución de la demanda debido a la caída de los ingresos hasta los tipos de cambio y la inflación”, añadió el experto.

Lo que la pandemia ha subrayado es que el mundo debe usar sus recursos de tierra y agua de manera sostenible, para cultivar alimentos esenciales y nutritivos de una manera más resistente. Una forma de hacerlo, aseguran, es reducir la pérdida de alimentos. El mundo desperdicia alrededor de USD 400 mil millones en alimentos anualmente, una cantidad que podría alimentar a alrededor de 1,26 mil millones de personas al año. El desperdicio es equivalente a 1,5 gigatoneladas de emisiones de dióxido de carbono.

Otra prioridad es un mejor tratamiento para los pequeños propietarios y los trabajadores migrantes, que forman la columna vertebral de la agricultura. Por ejemplo, las operaciones a pequeña escala necesitan acceso a los mercados y ayudar a aumentar la productividad y los ingresos, lo que va mucho más allá de los simples subsidios.

La pandemia es una oportunidad para presionar el botón de reinicio, con científicos y científicos sociales jugando un papel importante. Y la innovación está ocurriendo: China está invirtiendo en drones, vehículos sin piloto y otras tecnologías agrícolas para reducir el contacto humano. En África, los teléfonos móviles están mejorando el acceso a los mercados, los precios y los datos meteorológicos, además de facilitar las transferencias de dinero. Perú está viendo los beneficios de una legislación innovadora que formalizó la fuerza laboral agrícola y la vinculó directamente con la estacionalidad de los cultivos. El gobierno ahora sabe qué agricultores están afectados por el bloqueo y puede garantizar que reciban el apoyo necesario.

“Aprovechemos estas enormes oportunidades colectivamente. Precisamente porque el coronavirus no respeta las fronteras, la cooperación global es la única oportunidad para derrotarlo. Las personas que están trabajando en ensayos de vacunas, atención médica, descubrimiento de medicamentos y recuperación económica aún deben comer. Podemos estar juntos o muchos millones morirán de hambre por separado”, concluyó.

Fuente: Infobae

Últimas

Notas Relacionadas

Con Milei se pone punto final a los descuentos y a los Días de Ensueño

El Ministerio de Economía de Catamarca lleva adelante exitosamente...

ANSES: cómo puedo hacer para presentar la Libreta de AUH

La presentación es obligatoria y permite verificar la asistencia...